fbpx
loader image

Todos necesitamos recuperar la energía perdida durante el día

  • Mejora de la memoria
    El descanso es el momento clave del día para la memoria. Durante la noche se establece el fortalecimiento de las conexiones neuronales, estas conexiones son las que forman nuestros recuerdos. La consolidación de la memoria es crucial para asentar los conocimientos aprendidos durante el día.
  • Mejora del aprendizaje
    Un buen descanso supone un aumento de la capacidad de concentración de cada individuo. La concentración es clave a la hora de establecer nuevos conceptos y asimilar lo que estamos estudiando o aprendiendo. La concentración supone uno de los puntos fuertes a la hora del rendimiento en nuestro entorno laboral.
  • Disminuye el riesgo de depresión
    El descanso es fundamental para el mantenimiento del optimismo mental de la persona. La relajación que produce un buen descanso genera un aumento de melatonina y de serotonina. Estas hormonas provocan la creación de una barrera contra la depresión. La disminución del nivel de estrés que hemos comentado anteriormente también va relacionado directamente con la disminución del riesgo de depresión.
  • Reduce el estrés
    El estrés que sufrimos día a día es combatido directamente por el sueño y el descanso. Un descanso óptimo provoca una relajación física y mental, lo que a su vez desemboca en una reducción del nivel de estrés.
  • Control de la ansiedad
    Estar cansado produce un peor control de la ansiedad que sufrimos mentalmente, debido a una reducción de Leptina (la hormona que le comunica al cerebro que no necesita más). Un buen descanso aumentará nuestra capacidad de controlar nuestra ansiedad.

  • Perfecciona nuestra interacción social
    El ser humano es un animal social y necesita del descanso para ello. Un buen descanso mejorará nuestras capacidades de adaptación y de sociabilidad, debido a una mayor captación de las emociones de los individuos que nos rodean.
  • Mejora el humor

    La falta de sueño y la felicidad son antónimos. Las personas que no consiguen un descanso óptimo tienen una propensión a tener peor humor que las personas que consiguen descansar lo que su cuerpo necesita. Este punto está muy relacionado a la capacidad de alivio de estrés y relajación que se consigue mediante un buen descanso.
    El mal humor afectará en gran medida a las relaciones que establezcamos con los demás.

  • Aumenta la Longevidad
    Un buen descanso está directamente relacionado con una vida más larga y saludable. Un estudio de la Universidad de Portland demostró que la falta de sueño estaba relacionada directamente con el aumento de problemas de salud.